Xerostomía o síndrome de la boca ardiente

by Laura Manonelles 19/01/2013

El término xerostomía procede del griego xerós (seco) y estóma (boca), y se define como el síntoma que define una sensación de sequedad bucal y/o ardor por el mal funcionamiento de las glándulas salivales.

La xerostomía puede objetivarse cuando se detecta una disminución del flujo de saliva inferior a la mitad tanto en reposo como en estímulo. Se estima que la secreción media de saliva en reposo es de 0,2-0,4 ml/min y que la secreción de saliva estimulada es de 1 a 2 ml por minuto (sialometría). Este trastorno no indica necesariamente una sequedad objetiva de la mucosa de la cavidad oral ya que el umbral de sensación de boca seca es variable en cada persona y no todos los casos de hipofunción salival se acompañan de sequedad bucal; Por lo tanto, la hiposalivación o hiposialia no siempre son sinónimos de xerostomía.

La prevalencia de la xerostomía es de hasta el 50% en personas mayores de 60 años y puede llegar a más del 90% de pacientes hospitalizados debido a la hipermedicación.

La saliva

La saliva es un líquido trasparente inodoro y de viscosidad variable, de composición semejante al plasma y PH variable, en función de los estímulos. Su PH normal es entre 6,5 y 7.

Las glándulas salivales principales son:

Esta sustancia está compuesta por:

  • Agua. Representa un 99,5%. Permite que los alimentos se disuelvan a la vez de percibir su sabor a través del sentido del gusto.
  • Iones de cloruro. Activan amilasa salival.
  • Bicarbonatos y fosfato: Tienen la función de neutralizar el PH de los alimentos ácidos y de la corrosión bacteriana.
  • Lisozima: Sustancia antimicrobiana que destruye las bacterias que contienen los alimentos, protegiendo los dientes de la caries y de posibles infecciones.
  • Enzimas: Como la ptialina, que es una amilasa que hidroliza el almidón parcialmente en la cavidad bucal, dando inicio de la digestión de los hidratos de carbono. La lipasa lingual inicia la digestión de las grasas o lípidos en la cavidad bucal.
  • Moco: Mucina, glicoproteína fundamental en la saliva que produce su viscosidad característica necesaria para funciones lubricantes y de formación del bolo alimenticio, que facilita la deglución a lo largo del tracto digestivo sin dañarlo.
  • Estratina: Inhibe la precipitación de fosfato cálcico al unirse a los cristales de hidroxiapatita. Tiene función antifúngica y antibacteriana.
  • Otras sustancias: Inmunoglobulinas, transferrina, lactoferrina,…

Entre muchas de las funciones de la saliva destacamos:

  • Mantener el PH neutro. Capacidad de neutralizar el medio ácido o efecto Buffer o tampón.
  • Función de cicatrización. Además de favorecer la mineralización del esmalte de las piezas dentales, la saliva contribuye también al crecimiento epidérmico facilitando la cicatrización de la mucosa oral.
  • Lubricación de la cavidad oral. Además de contribuir al inicio de la digestión alimentaría, la saliva permite la articulación de las palabras.
  • Protección. La saliva preserva a la cavidad oral de la infección bacteriana.

Síntomas relacionados con la xerostomía

  • Ardor. Sensación de calor, malestar y dolor bucal. La cavidad oral experimenta una sensibilidad aguda atípica.
  • Trastorno alimentario. Existe una dificultad en la formación del bolo alimenticio, la masticación y deglución.
  • Disgeusia. Es la alteración del sentido del gusto caracterizada por la aparición de sabores diferentes y habitualmente desagradables, como son los sabores metálicos en la carne.
  • Dificultad al usar prótesis dentales. Molestia y/o dolor al contacto de la prótesis dental con la mucosa bucal.
  • Halitosis. Con la disminución salival disminuye también el arrastre de restos de alimentos por parte de la saliva y estos de descomponen en la cavidad bucal, lo que conlleva un sabor y/o olor desagradables en la boca.
  • Inflamación y/o ulceración de la lengua (glositis).
  • Aumento drástico del deterioro gingival y dental.

Además de los síntomas anteriormente expuestos, la mucosa oral presenta una pérdida de color y brillo. El dorso de la lengua presenta fisuras y en casos agudizados, pueden presentarse casos de descamación epitelial oral, candidiasis oral, caries, erosiones bucales.

Etiología

Las más frecuentes son:

  • Fármacos. Es la causa más frecuente de hiposalivación y xerostomía. Los fármacos más xerostomizantes son los antihistamínicos, antipsicóticos, diuréticos, antiparkinsonianos, antidepresivos, tricíclicos, fenotiacinas, benzodiacepinas y anticolinérgicos.
  • Enfermedades sistémicas. El síndrome de Sjögren, artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico, esclerodermia, dermatomitosis, enfermedad del injerto contra el huésped y la diabetes mellitus. La deshidratación que aparece en estados febriles, poliuria, diarrea, hemorragias, gastritis, insuficiencia pancreática, fibrosis quística, hipertensión arterial, polineuropatías, intervenciones quirúrgicas, déficit de vitamina,…
  • Radioterapia de cabeza y cuello. Esta es irreversible cuando la dosis de radiación sobrepasa los 40 Gy bilateralmente, en las glándulas salivales principales. Es un síntoma tardío universal en los pacientes sometidos a radioterapia de cabeza y cuello que incluyen las glándulas parótidas.
  • Trastornos psíquicos. La ansiedad y la depresión, y su ajustada medicación conllevan un agrave de la xerostomía y/o hiposalivación.
  • La edad y envejecimiento. Se corresponde más a enfermedades intercurrentes y a la toma de fármacos.

Tratamiento

El procedimiento habitual o tratamiento frente a un caso de xerostomía o proceso de disminución salival sería:

  • Estímulo local. Se recomienda a los pacientes que presenten un episodio de xerostomía, la ingestión de alimentos que requieran una masticación más enérgica, así como beber líquidos frecuentemente; masticar chicles sin azúcar y comer caramelos ácidos (los sabores ácidos y amargos producen un aumento salival).
  • Fármacos. La pilocarpina, la anetoletritiona, el betanecol, la carbacolina,…Pueden ayudar a un aumento salival.
  • Sustitutos salivales. Imitan la saliva y están compuestos normalmente por soluciones aciosoiónicas y por carboximetilcelulosas; son preparaciones con contenido enzimático.
  • Prevención de caries dental. Es importante un cepillado escrupuloso de dientes y mucosa oral, así como una disminución en la dieta de hidratos de carbono de absorción rápida. Es recomendable la utilización de geles y colutorios fluorados y de antisépticos bucales como el triclosán y la clhorexidina. Es muy importante realizar revisiones bucodentales semestralmente en la consulta dental para poder evaluar y tratar los efectos de la xerostomía en el paciente.

Categorías: Patologías bucales
Tags:

Pingbacks and trackbacks (1)+

Add comment

biuquote
  • Comment
  • Preview
Loading

Entradas por mes