Sabías que… Los implantes dentales

by Laura Manonelles 29/12/2012

Los implantes dentales y la implantología actual en si nacen a partir de los conceptos estudiados y desarrollados por el Dr. Brânemark. El descubrimiento de los implantes por el Dr. en 1952 fue puramente fortuito ya que se produjo durante el estudio de microscopia en conejos. Él y su equipo encontraron que oculares de titanio colocados en el fémur de conejos no pueden ser sustituidos del hueso después de un período de curación; a continuación, desarrollaron y probaron un tipo de implante dental utilizando tornillos de titanio puro y su éxito revolucionó el mundo de la odontología.

El implante dental es un producto sanitario diseñado y concebido para ser el sustituto artificial de la raíz de un diente perdido. Habitualmente tiene forma cónica roscada y está fabricado con materiales biocompatibles como el titanio, que es un material bio-inerte, es decir, que no produce rechazo, reacción natural del organismo ante la presencia de un cuerpo extraño que conduce habitualmente en complicaciones clínicas. Además, el titanio presenta unas características mecánicas muy adecuadas, ya que su dureza permite soportar cargas oclusales elevadas y su grado de elasticidad es muy parecido al del hueso.

A lo largo de la historia se han desarrollado varios tipos de implantes, pero en la actualidad se admite que el implante más estable es aquel que tiene forma de tornillo, con una superficie de titanio rugosa y presenta cuello (zona por donde se une a la fase protésica).

Al reponer las piezas dentales perdidas o ausentes mediante implantes, se conserva mayor cantidad de hueso alveolar ya que este se reabsorbe al no recibir ningún tipo de estímulo. De ahí la importancia de esta técnica en la rehabilitación dental.

En casos clínicos en que la altura o anchura del hueso resulta insuficiente para la colocación de los implantes existen diferentes técnicas quirúrgicas para su solución, como son los injertos de hueso y la elevación de seno maxilar.

El proceso de la integración del implante dental se define como osteointegración y éste es la conexión directa estructural y funcional entre el hueso vivo y la superficie de un implante sometido a carga funcional. El uso de una técnica quirúrgica adecuada permite al paciente que ha padecido una pérdida dental, una recuperación plena de la función masticatoria y estética bucal.

El tiempo que trascurre desde la colocación del implante hasta el día de la carga protésica deberá ser el adecuado teniendo en cuenta la situación del implante, si es mandibular o maxilar; la calidad y cantidad ósea del paciente, etc. Éste período de tiempo, entre cuatro y seis meses, se llama período de osteointegración y es crucial para el éxito del tratamiento.

Existen factores inherentes a la intervención quirúrgica que pueden provocar el fracaso del un implante dental. Algunos de estos factores pueden ser una sobrecarga directa o indirecta sobre el implante, una sepsia o infección por falta de higiene, enfermedades sistémicas, el consumo de tabaco, etc.

Imagen del implante dental:

El éxito del tratamiento con implantes radica en la actitud y responsabilidad del paciente, en los conocimientos y capacidad del profesional, en un correcto diagnóstico y plan de tratamiento, y en un mantenimiento y control periódico del odontólogo.


Categorías: Implantes dentales
Tags:

Add comment

biuquote
  • Comment
  • Preview
Loading

Entradas por mes